Contra la Usura y Despilfarro

Contra la Usura y Despilfarro
Los culpables siguen cobrando cifras millonarias

Defendiendo lo PÚBLICO, sin pelos en la lengua.




El rechazo a la gestión publica de los servicios que garantizan derechos sociales, es un sentimiento generalizado en el ciudadano, que ve como se atiende mal, en muchas dependencias públicas. Los responsables de ese descontrol de gestión pública, las tienen quienes mandan en esas instituciones, en esos ámbitos podemos ver a TODOS LOS COLORES POLÍTICOS. Pero también tienen su responsabilidad los propios trabajadores, pero desde mi punto de vista los que hacen posible este desprestigio son los sindicatos. 
Los sindicatos de clases, los puramente reivindicativos, que lejos de reivindicar las conquistas sociales frente al capital, que por obra y gracia de las continuas reformas laborales, las conquistas se han tornado en perdidas. Sindicatos que no tienen como finalidad que sean los trabajadores los que en última instancia accedan a la propiedad de los medios de producción porque es mas fácil vivir a costa de reivindicar. Y asi resulta que los sindicatos, el sindicalismo actual ha abandonado la reivindicación frente al capital y se han hecho fuerte en la Administración, y amigo aquí no se esta reivindicando nada frente al capital, sino frente a todos los trabajadores que con sus impuestos lo que quieren es recibir servicios de calidad, y con el mismo cariño que si los pagará en efectivo en el momento porque ya los ha abonado vía impuestos.
Los sindicatos en la administración estan ejerciendo una labor de obstrucción para la gestión eficiente de los recursos y lo que es peor aún, se han convertido en un  baluarte de la defensa de los trabajadores, que no cumplen con sus obligaciones con total impunidad.
Osea la izquierda representada por esos sindicatos mayoritarios, le esta sirviendo en bandeja de plata la privatización de la gestión de los servicios públicos, a los sectores mas ultraliberales del PSOE y el PP.

Es preciso hacer valer las obligaciones establecidas para los trabajadores de la administración pública, que están para ser cumplidas.
Por si no queda claro, yo defiendo una sanidad pública, y de gestión publica pero no de cualquier manera, sino de aquella que  redunde en mayor eficiencia, eficacia y por lo tanto de mas alcance para atender mejor y a mas personas.
P.D. También tenemos responsabilidad los ciudadanos que deben hacer un uso racional de los servicios públicos.
Machacando las Almendras