Contra la Usura y Despilfarro

Contra la Usura y Despilfarro
Los culpables siguen cobrando cifras millonarias

Los carteristas actúan mientras el pueblo celebra la victoria de España

Existe en España una especie de fanatismo ideológico, en muchos de esos políticos profesionales que chupan pantalla, que con tal de que gane su partido no les importa el destino colectivo de los españoles. Algunos de esos fanáticos afirman cada dos por tres: ¡¡¡ veis como España no se ha roto!!! Estos tipos piensan que quienes les escuchamos somos imbéciles, cualquiera sabe que la ruptura de una Nación no es un proceso tan simple como la quiebra de un cristal.


Durante los últimos 30 años ha habido una política persistente de satisfacción de los deseos separatistas, que con arreglo a la máxima democrática de UN HOMBRE, UN VOTO, estas minorías nacionalistas serian insignificante en la toma de decisiones políticas en las Cortes Generales, que es donde se debate el destino colectivo de la sociedad española. El camino que UCD, PP y PSOE les han ayudado a andar supone un espaldarazo político a la formación de unas naciones que hasta ahora jamás habían tenido carta de naturaleza histórica ni jurídica, salvo durante los convulsos tiempos de la Segunda república española.








 

Todo esto se ha traducido en un juego político y sociológico perverso y peligroso. Perverso porque en España se ha inculcado la conciencia colectiva de que se defiende más la cultura regional y el interés propio cuanto más enfrentado se esté al interés nacional y más se utiliza como excluyente lo particular, en lugar de ser una herramienta de contribución al enriquecimiento cultural de toda la Nación española, como así ha sido durante siglos de gloriosa y universal difusión de todas las particularidades, unidas como un autentico tesoro al destino común. Peligroso porque económicamente es insostenible el entramado político-administrativo que se ha montado, para ver si se satisfacían esas ansias irreductibles del Separatismo Burgués catalán, gallego o vasco que, lejos de la laboriosidad de antaño, se arriman a la TETA DEL ESTADO para alcanzar privilegios, estableciendo redes de corrupción que sangran al pueblo trabajador y están impidiendo que el Gobierno de España tenga verdadero poder para llevar a cabo políticas de austeridad y eficiencia en el gasto, que eviten la bancarrota y aseguren las políticas sociales que se están poniendo en riesgo.

Mientras disfrutamos con los triunfos de nuestro equipo nacional de fútbol, otros están seleccionando las formas de destruir nuestra sociedad, ampliando la brecha de la desigualdad en derechos entre los españoles y a punto de romper, por la vía de los hechos, la Soberanía Nacional que es única y reside en el Pueblo Español. Si eso ocurre, será preciso abrir un Proceso Constituyente que ponga en su sitio a quienes se están saltando la Constitución y han hecho del Tribunal Constitucional una Tercera Cámara del poder legislativo, atentando contra el principio de democrático de la separación de poderes.


 

Muchos trabajadores españoles han cobrado estos días una nomina desinflada mientras otros siguen sin encontrar trabajo, nos han subido el IVA y dieron marcha atrás a la subida de la luz para aumentar una barbaridad el precio del gas. Nos están robando el dinero y nos están dejando sin Patria al quitarnos nuestros derechos democráticos y soberanos sobre el destino común de nuestro pueblo, nuestra nación y nuestros propios hogares.

Artículo que me lo ha publicado anteriormente  la Web de Falange Auténtica.
 
P.D. Después del escrito anterior el saqueo continua, los políticos han arruinados las Cajas de Ahorros, y hoy los Socialistas ( o querrán decir saqueadores??), han anunciado que van a privatizar la mitad del capital de la cajas. Otro atraco a mano armada.  ¿ Pero la culpa no era de los bancos?.
 
 
Machacando las Almendras

4 comentarios:

Mercedes dijo...

Qué bien les ha venido este revuelo del Mundial. Pues que se den prisa, termina el domingo.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Bueno, pues si Cataluña nos roba tanto dinero ¿Por qué no dejarle que se vaya?

¿No será que es al contrario?
Cataluña con una renta media europea del 120,5%, con un PIB de 157.922 millones de euros y una renta per capita de 23.533 euros, es muy superior a otras regiones como extremadura, andalucia o aragón, a las que les interesa seguir siendo beneficiarios de la "solidaridad" catalana.

Amigo Gonzále Tejada, la mentira no conduce a ningún sitio.

Le recomiendo que se vacune de catalanofobia.

Machacando las Almendras dijo...

Perdone, yo si algo no soy es SEPARADOR, yo no tengo nada en contra de Cataluña y de los catalanes, la cultura Catalana es cultura española, por eso delante mía reprendo a quienes insultan a lo catalán haciéndole mas del 70% del trabajo a los Separatistas.

Yo si diferencio entre Catalán y Separatista catalán, entre el que considera a la cultura catalana un elemento de enriquecimiento de la nación que formamos desde la diversidad, frente aquellos que buscan en el elemento diferenciador una escusa para el enfrentamiento, la discriminación, y sobretodo esas élites que han descubierto una brecha abierta para sus negocios personales y/o de ciertas élites.

Y por cierto lo primero es que no existe el derecho de autodeterminación cuando esta configurada y asentada sobre varios siglos de historia un SOBERANÍA NACIONAL elemento base de todo sistema democrático. Y por cierto en Cataluña son menos los ciudadanos que hacen caso a sus político. ¿ Por que sera?

Un saludo señor Anónimo.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
La realidad en Catalunya, y la de su gente es muy diferente de la que se pinta en los medios…
Los catalanes quieren vivir en paz, tener su trabajo y llevar el sustento a casa, simple al
Igual que cualquier ciudadano español, porque aunque se quiera disfrazar todos somos españoles y a mucha honra.
Después vienen los vividores y especuladores de todo tipo y función, para desestabilizar al pueblo, catalán. Alentando la sin razón del separatismo inconstitucional…
En fin, también sufrimos nuestra cruz…
De toda forma esperemos que todo quede en una pretensión equivocada, y se imponga la razón.

Saludos de J.M. Ojeda